EL ESTRÉS. TEORÍAS, TIPOS Y RESPUESTAS

EL ESTRÉS.
Definición
Tres teorías de respuesta
Tipos de estrés
Estrés agudo o crónico

-Definición de ESTRÉS.
En física estrés es someter a la materia a la acción de una o varias fuerzas (estrés), vibración, presión, variación de temperatura, impacto, tracción… y medir que resistencia a la fractura o a la modificación de su estructura tiene dicha materia.
En los seres humanos, ¿es un agente externo o se genera internamente?, ¿qué afectación tiene o puede llegar a tener si no se gestiona adecuadamente?, ¿afecta a los sentidos?, ¿esfera emocional?, ¿somatización de síntomas mentales?, o ¿quizás son los síntomas físicos los que hacen patología mental?, ¿existe un estrés de convivencia base, un estrés bueno y un estrés malo?, son muchas preguntas que la ciencia no deja de investigar por lo sorprendente que resulta cada vez que se ahonda en él, y no deja de aportar nuevos paradigmas en cuando a la relación e interrelación de la energía, con la materia, la materia con el ser que la forma, el ser con sus semejantes, con el medio, con el planeta, el cosmos, el universo…
La definición más próxima al concepto de salud integral y felicidad y así es como lo considera hoy en día la OMS: “un estado de completo bienestar físico, mental y social, y no solamente la ausencia de afecciones o enfermedades” (Definición de la Organización Mundial de la Salud, OMS).
Bueno, pues parece que el estrés está presente cada día en los seres humanos y está presente en el desarrollo de enfermedades, es posible que en cada fase de la enfermedad, como agente causal, agente reactivo que facilita la adaptación necesaria para la supervivencia, o podría ser un modulador, que estando presente de una manera incontrolada amplifica y acelera procesos patológicos. ¿Gestionándolo adecuadamente colabora en su curación, restableciendo la armonía y el balance del individuo?
La materialización del estrés puede ser una respuesta ante un cúmulo de tareas, quehaceres, presiones impuestas o autónomas, situaciones que escapan al control, que determinan y ponen a prueba al humano con reacciones exclusivas del carácter y personalidad de cada individuo.
Nos podemos imaginar que quien padece estrés en dosis altas de una manera continuada y descontrolada, en no mucho tiempo somatizará síntomas, enfermarán sus órganos, y padecerá trastornos mentales.
-3 TEORIAS DE RESPUESTA
¿Es el estrés un elemento causal de lo anteriormente mencionado?
Es un elemento presente coadyuvante, pero no el único, la complejidad de la mente y su respuesta defensiva ante lo que considera agresión es particular en cada individuo, por lo que se puede alumbrar una primera teoría que cada cual puede apreciar en su propio entorno.

Si el estrés genera bloqueos a cualquier nivel y cualquier plano, incluso el emocional, el sufrimiento físico a causa del estrés, soportado un período largo de tiempo desemboca inevitablemente en un cuadro mental alterado, un cuadro ansío-depresivo, y curiosamente esto, sucede de igual manera al contrario, que un suceso que provoca un episodio ansioso,( vértigos, palpitaciones, nudo epigástrico, sensación de ahogo, incluso crisis histérica) hace perder la armonía en el individuo y le cursa con contracturas, tensión muscular, agravación de procesos degenerativos osteomusculares, o aparición de brotes en enfermedades autoinmunes. ¿No es esto acaso una somatización de algo absolutamente mental?, ¿participa el estrés en estos procesos adaptativos?
Vemos al ejecutivo estresado con trastornos digestivos, dispepsias hernia de hiato, ulceras en estómago…
El esquema de salud enfermedad es muy complejo, pero se tiene muy en cuenta la esfera mental y el equilibrio emocional para la buena armonía, y por tanto buena salud física general.

Las fases de instalación de un proceso patológico, nos alumbra una segunda teoría:

La primera fase de enfermedad, donde bien podría ser un agente causal el estrés, genera desarmonía, puede alterar a nivel sensorial, esto se traduce en sensaciones de malestar psíquico, suave apatía ante la vida, moderadas alteraciones de los sentidos… es ese el momento de observar e identificar la entrada del desequilibrio, todavía superable, se trabaja a nivel preventivo, (Dieta, ejercicio , respiración relajación meditación), análisis de situaciones, corrección de errores, si el individuo que no toma medidas, pasará al plano funcional del órgano, es decir, este paso es detectable con pruebas diagnósticas y analíticas pero en ocasiones no tratamos el problema, solamente el síntoma y este error, y falta de atención, hace que si no es tratado con premura caerá en una fase instalada en lo crónico, en lo degenerativo, en lo lesional, que es donde a menudo la medicina alopática detecta el cuadro de enfermedad, cuando ya el tratamiento es de por vida. Las llamadas medicinas alternativas intentan promover esta idea a nivel social como medida preventiva de salud, y hace comprender que la salud comienza por uno mismo, su actitud, sus ganas de cultivarse, compartir su ilusión, su orden de prioridades, su carácter, su higiene, dieta, felicidad también es salud y las alteraciones en este código por exceso o defecto hacen caer en la desarmonía y es precursor de la enfermedad.
En estos días hay infinidad de factores interferentes de la salud, siendo el estrés el más importante junto con la contaminación ambiental, electromagnética, tratamiento artificial de los alimentos… provocan a veces patología cardiorrespiratoria, hernias, padecimientos emocionales, anorexia, reumatismo, enfermedades del sistema nervioso, inadaptación, ansiedad… a todos estos factores de enfermedad causantes directa o indirectamente dependiendo de las tendencias patológicas de cada sujeto, lo que nos lleva a:

Una tercera teoría.

Llegados a esta evidencia, claro que un mismo agente causal en cualquier medio, no le afecta a todos los individuos expuestos con los mismos resultados, pues algunos miembros de ese colectivo receptor harán síntomas y otros no, dependiendo de esas tendencias patológicas individuales, su tolerancia, su sensibilidad, consciencia del problema, resistencia y adaptación autónoma, o asistida por ayuda externa al medio, harán superar el proceso o estancarse hasta su resolución.
Un claro ejemplo: a todo el abanico de alérgenos, patógenos, agresiones, (estrés), al que todos estamos expuestos, solo algunos individuos mostrarán síntomas, intolerancia, alergia o sensibilidad al mismo, es una reactividad personal de su sistema inmunitario, emocional, defensivo… De igual manera y en una esfera mental, un régimen de trabajo exigente a desarrollar, con una carga de estrés alta, hace que determinado número de empleados de la plantilla repita con bajas laborales de diferente índole, mientras otra parte no tiene esa afectación y gestiona mejor la carga de estrés, sin representar mayor problema para ellos.
Lo que nos lleva a pensar que los protocolos de gestión de estrés y los procedimientos de respuesta adaptativa y de supervivencia son individuales, y podemos gestionarlo de diferente manera mostrando resistencia y adaptación al menos en determinado momento espacio-tiempo, y que es posible que sean cambiantes y que si persiste o se modifican nuestros parámetros personales por cambio en el medio, responsabilidades familiares, personas a cargo…caigamos en hacer síntomas donde habíamos demostrado resistencia.

-TIPOS DE ESTRÉS
EUSTRÉS es la denominación que tiene una respuesta eufórica, emocionante en un instante determinado al comprobar que resuelves una situación concreta con éxito, la resolución de un examen realizado excelentemente, estar enemorado, una conferencia magistral tras su preparación, el desenlace final al aumentar la familia sin complicaciones (extractos puntuales de la vida), son los precursores de la SALUD. Los valores emocionales que revela el EUSTRES son de una felicidad, fortaleza, positivismo, vitalismo, gozo inconmensurables.
DISTRÉS por el contrario es ese estado donde el ser sufre el abandono de los valores de control físico (somatizaciones), dolor, alteraciones de piel y mucosas, temblores, sudoración, frio, ansiedad… y de control mental, obnubilación, shock, insomnio, hipersensibilidad luminosa y acústica, pesadillas… viene dado por situaciones que escapan al control, el accidente de tráfico que tras frenar se hace inevitable el impacto, la enfermedad con fatales resultados, el perder el empleo que sustenta tu familia… además de emociones descontroladas como ira, frustración, arrepentimiento, miedo, emociones retenidas.
Estrés AGUDO o estrés CRONICO
Una vez hemos definido estos dos valores de estrés, qué tipo de estrés viene se gestiona y nos abandona, y cual aparece, y viene para quedarse.
Agudo, es el más intenso, pero puntual que desaparece al salir de la situación causal, posiblemente el que más activamente interviene en procesos donde la vida corre peligro o así lo entiende nuestro cerebro.
En versiones más cotidianas, cada día está lleno de momentos de estrés agudo, que viene, pudiendo crearse una dependencia y necesidad de aceleramiento del ser en sus acciones meramente cotidianas lo que indica un desequilibrio, todavía llevadero, en este tipo de estrés la persona debe parar, y decidir cómo continuar su vida y su relación con el estrés, los recursos que se utilizan en este tipo de estrés para combatirlo van desde excitantes como cafeína, tabaco, alcohol o tomar clases de yoga, meditar, ejercicio moderado, dieta adecuada alcalinizante…tú eliges.

Crónico, el estrés en esta versión es el atrapamiento constante del ser en una situación que escapa a su control y de una manera indefinida en el tiempo pudiendo dar lugar a alteraciones reaccionales crónicas, el cuidar a un familiar con enfermedad terminal, un trabajo de esclavitud, un trauma infantil, la indiferencia social, la violencia de género, los abusos sexuales, el hambre y falta de recursos…¿verdad que a todos nos suena todo esto?, si, lo vemos cada momento en nuestro día a día, estamos inmunizados a ello. Pero, ¿esto general enfermedades?, claro que si, la lista es interminable, tiroiditis, depresión, obesidad, diabetes, hipertensión, ansiedad, alergias, intolerancias alimentarias, ulceraciones, impotencia, cáncer, cardiopatías… Este tipo de estrés está considerado ya dentro de un padecimiento de enfermedades en las personas que pueden necesitar de terapias, asistencia médica, psicológica, incluso psiquiátrica, ya que el autocontrol se hace muy difícil, y las medidas paliativas de apoyo como tabaco alcohol… terminan siendo un problema añadido y en ningún caso una solución.

HOMEOPATÍA CENTRO HOMEOPÁTICO MADRID (HOMEÓPATA PROFESIONAL)

El Terreno en Homeopatía (Centro Aloe Homeopatía profesional)

¿Qué es la Homeopatía?, historia y fundamentos

¿Qué es el terreno?

Prescripción homeopática

Conclusiones

¿Qué es la homeopatía? Historia y fundamentos

Homeopatía = “homeos”: Semejante / “Pathos”: Enfermedad

“En estos días, la homeopatía está sufriendo la negación de la llamada clase científica, por falta de evidencias científicas, de algo que en su día descubrió un científico. ¿Extraño no?” Pero esto no es nuevo, el propio Samuel Hahnemann, padre de la homeopatía, ya sufrió este acoso hacia el 1800.

 centro-homeopatía-homeopático-homeópatas-madrid-buen-recomendable-de-confianza-ofertas-promocion-salud-profesional comunidad de madrid

¿Cuantas veces la ciencia ha demonizado teorías y a sus autores? Pues verdaderamente son incontables los astrónomos, médicos, pensadores, filósofos, químicos, matemáticos… que vieron truncadas sus vidas profesionales al ser perseguidos, unas veces por los científicos oficialistas, otras por intereses contrarios, creencias ya establecidas o incluso por la propia iglesia como filtro de lo que se ajusta a la moral cristiana o no.

Por nombrar algún ejemplo significativo:

El médico Ignaz Philipp Semmelweis fue el primer médico obstetricia en lavarse las manos para atender partos y disminuir así las muertes por infecciones de parturientas, 1861.  Su persona y teorías, a pesar de ser probadas por su evidencia, fueron marginadas, aisladas y negadas por toda la comunidad médica de la época, lo que le costó enfermar,  y no fue hasta después de su muerte a los 47 años cuando Pasteur verifico la presencia de gérmenes y la capacidad de estos de generar infecciones, dando la razón “al médico (esquizoide) que se lavaba las manos para atender partos”.

La talidomida en los años 50 donde la prescriben para paliar las náuseas del embarazo sin saber los resultados de malformación que luego crearía en los futuros bebes y más de 10.000 niños en el mundo sufren sus consecuencias por malformaciones.

La “iatrogenia” es la primera causa de muerte en los Estados Unidos hoy en día, (780.000 muertos anuales) por mala indicación terapéutica de medicamentos, cirugías indebidas, toxicidad medicamentosa, vacunación, negligencias…

Debemos poner de manifiesto que muchos de los inventos, descubrimientos, hallazgos científicos, fueros ocultados o destruidos y muchas de las tendencias son temporales. Alimentarias, de consumo, hábitos de  salud… que en la época de nuestros abuelos fueron la norma, hoy han sido totalmente cambiados y en ocasiones hasta completamente opuestos… o sino probad a preguntar  a vuestras abuelas de cómo es más saludable que duerma un bebe, boca arriba o boca abajo, si el chupete debe ser redondo o anatómico, si la infusión de anís estrellado es buena para los gases del bebe o no lo es,  de cómo debe ir el niño en un coche, sí en el sentido de la marcha o en contra del sentido de la marcha, todo son tendencias que van cambiando entre generaciones, al ritmo de lo que la “ciencia” impone,  y en este enfoque, se pretende hacer ver con una comparativa, la necesidad de estudio y actualización de la homeopatía en nuestros días, para poder evaluarla, definir sus criterios y ámbito donde se muestre efectiva y en cuáles no, pero desde la física cuántica y bioenergética,  no de la bioquímica de la materia.

¿Es que… todo lo que no se ve no existe, todavía hoy?, al parecer así es,  hoy, que tenemos sondas en Saturno, que nos envía información, datos y fotos en alta resolución hasta la tierra, situada a millones de años luz, hoy que se puede analizar la actividad cerebral en el momento de general algún pensamiento o emoción, hoy que se instalan prótesis robótico-cibernéticas de miembros amputados que devuelven movilidad al enfermo, coches, trenes y autobuses que son dirigidos sin conductor, existe una estación espacial… ¿no se considera que la homeopatía y sus principios son cuando menos dignos como para ser sometida  a estudio BIOENERGÉTICO no tangible, ni posiblemente medible con los medios actuales?.

El descubridor de la Homeopatía Samuel Friedrich Hahnemann 1755-1843.

Leeré, todos los médicos y filósofos desde Hipócrates hasta los más recientes y el diablo sea conmigo sino reúno en mi pensamiento la síntesis del saber y soy un gran médico que triunfa sobre la enfermedad”.

Hahnemann también sufrió este acoso, indiferencia y constante réplica de sus colegas contemporáneos, médicos, botánicos y boticarios, tanto que tuvo que mudarse en diferentes ocasiones, abandonar la medicina por convencimiento de que la medicina alopática era más nociva, irracional y anárquica con el organismo, dividiendo por aparatos cualquier representación de la enfermedad y apostó por una ciencia vitalista donde no hay enfermedad sino enfermos y donde se tiene al individuo como un todo indivisible. Estas tendencias fueron ya proclamadas pero no entendidas por Hipócrates y Paracelso, fueron desarrolladas y puestas al día por Hahnemann. Pagó el precio y  pasó calamidades, necesidad, y aunque nacido en Alemania fallece en Paris.

Su obra literaria es enorme, escritor e investigador incansable, entre traducciones del inglés y el francés al alemán y obras  escritas, sobrepasa las 3500 páginas en tan solo 5 años, 1785-90, todas ellas dedicadas a la medicina e investigación, desde farmacia, bioquímica, ensayos clínicos y toxicológicos, materia médica, el organon de la medicina, tratado de enfermedades crónicas… traducir obras le da un crisol de teorías y fundamentación de otros autores farmacólogos, bioquímicos, médicos investigadores… y tendencias de la época que le llevan concretamente con la raíz de chinchona, (quinina) a descubrir su ley de la curación por similares o “Simila Similibus curantur”, al tratar la malaria por primera vez con dosis infinitesimales con esta raíz, y dando cumplimiento a la  teoría de la curación Hipocrática hasta entonces incomprendida, que fue actualizada, verificada, estudiada, y dada a conocer con estudios clínicos por este incansable médico y químico.

De este inicio surge esta tendencia y ley vitalista donde la Fuerza Vital del individuo es la verdadera fuerza capaz de someter a la enfermedad y restablecer la salud. El afán de la homeopatía es precisamente reactivar esa fuerza vital con principios activos venidos de la naturaleza de los reinos animal, mineral, y vegetal, “Natura Morborum Medicatrix”, la naturaleza es el médico de las enfermedades.

¿Qué es el Terreno?

Dentro de la manera que Hahnemann tiene de enfocar la enfermedad basada en la observación e interrogatorio escrupulosos, donde todo es importante, cada síntoma, concomitancia, cada detalle, la morfología, las emociones, escudriñando la totalidad del ser, que hoy están completamente al margen de la visita médica y no se tienen en cuenta.

Hahnemann considera  tres grandes miasmas crónicos o tendencias patológicas constitucionales:

  1. Hacia la excitabilidad funcional o miasma de la Psora.
  2. Hacia la hipertrofia o miasma de la Sicosis
  3. Hacia la destrucción o miasma de la Sífilis o luésis.

 Y 3 tipologías o constituciones:

  1. Carbónica, brevilneo, Carbonato de calcio, endoblástico (Sancho panza)
  2. Fosfórica , longilineo, Fosfato de calcio, ectoblástico (Don quijote)
  3. Fluórica, distrófico, Fluoruro de calcio, mesoblástico (asimétrico Cuasimodo)

Posteriormente se añadió la constitución Sulfúrica (Discóbolo), Sulphur.

Cada una de ellas tiene ciertas características morfológicas, tendencias patológicas, y estado emocional general, herencia genética, aspectos de su personalidad, gustos, sabores, tendencias reacciónales, tipo de disciplina, ángulos articulares de flexibilidad, tipo de metabolismo, sueño, arco de paladar, tipo de mandíbula, intelectualidad, sentido teórico o práctico…

El Homeópata va cercando el desequilibrio a través de la suma de todos estos datos, características particulares según cada tipología (TERRENO), modalidades clínicas… y así descartando medicamentos que no tienen consonancia con el perfil del paciente a tratar, en este interrogatorio tienen importancia determinadas concomitancias o signos particulares del sujeto enfermo, englobando toda esta información singular en un grupo de medicamentos (TIPO SENSIBLE), que si tienen consonancia con el enfermo a veces en la esfera emocional, física, anatomopatológica, de modo reaccional crónico…o según la prescripción unicista el medicamento de TIPO SENSIBLE que aunaría todo el conjunto en un solo medicamento, el hallazgo de este tipo de homeopatía no está al alcance de todos los homeópatas, tan solo de los más experimentados y con mayor conocimiento. Es más común la homeopatía llamada pluralista o complejista, quizás más sintomática y menos efectiva, donde el homeópata prescribe un medicamento de terreno, pero no deja los síntomas sin cubrir recomendando también alguno sintomático o de padecimiento físico, incluso fórmulas magistrales o complejos formulados que ya disponen los laboratorios donde no se contempla el terreno y el tipo sensible pues se dirigen a la generalidad sintomática de la enfermedad y no del enfermo.

Prescripción Homeopática.

El homeópata dispone en la materia médica de más de 3000 medicamentos o principios activos de los tres reinos, estos tienen el mismo tratamiento de elaboración, son diluidos secuencialmente la decimal, centesimal, o milesimal, incluso cincuentamilesimal dependiendo de si en origen son potencialmente tóxicos o no y a la esfera del sujeto a la que se pretenda acceder. Hay productos en TM (tintura madre) principio puro, que es la base de todos  los medicamentos de que disponen los laboratorios, donde gran parte de ellos son tóxicos.

Los medicamentos con dilución decimal 1/10 (DH: Decimal Hahnemaniana) 3Dh, 4Dh, 6Dh son indicados para síntomas absolutamente físicos y sus principios activos no suelen tener toxicidad, y si la tienen solo se fabricarán desde la primera dilución no tóxica,  también son comúnmente utilizados en complejos por su más fácil sinergia.

Los medicamentos en dilución centesimal 1/ 100 (CH: centesimal Hahnemaniana) 7Ch, 9Ch, 15Ch 30Ch, 200Ch, son los más utilizados por los homeópatas, las más bajas potencias son más cercanas al plano físico o la representación física de la enfermedad, 7 o 9 y a medida que hay más concordancia de síntomas fiscos, mentales y concomitancias 15 o 30 siendo la 200 Ch utilizada en el plano más emocional, espiritual del individuo más utilizado en el unicismo como único medicamento y única dosis.

Las dosis milesimales o cincuenta milesimales  (M 1/1000 o  ML  1/ 50.000) son la menos utilizadas en Europa pero aún en el unicismo si están en uso sobre todo en países como México, Colombia, Brasil…

Se utilizan también diluciones Korsacobianas con otra forma de preparación menos extendida  1.000K 10.000K 100.000K.

La forma de administración más extendida efectiva es por vía sublingual,  en glóbulos, gránulos, o solución hidroalcohólica en gotas,  además de colirios, supositorios, pomadas, óvulos, e inyectable.

La posología puede ir desde tomar varias veces al día 3 gránulos sublinguales hasta una dosis semanal, quincenal o mensual.

Conclusiones

Hahnemann entregó su vida al estudio e investigación y nadie puede negar que fue un genio de la medicina intentando siempre restablecer la salud sin dañar, la máxima Hipocrática, diseñó un sistema de trabajo íntegramente desde el estudio de cientos de libros y teorías, analizó toda la esfera del sujeto física, emocional y espiritual, generó otra forma de hacer medicina que a día de hoy genera gran controversia entre médicos que la practican con gran devoción y excelentes resultados en contra de otros que la demonizan y hablan de charlatanería  y engaño. Cada enfermo merece la oportunidad de ser tratado con lo menos nocivo para su salud e integridad, y si bien es verdad que hay médicos que repudian la homeopatía, en las mismas universidades y mismas aulas hay otros que la practican, estudian y la promueven, al igual que habiendo países neutrales, como España, hay sistemas de salud que la tienen contemplada en sus sistemas de seguridad social como absolutamente válida, Francia, Reino unido, Alemania… y en todos el medicamento es despachado en farmacia como cualquier otro.

La homeopatía nunca dañó a nadie, con el medicamento homeopático se tratan personas no enfermedades se  engloba al individuo, y este responde de una manera blanda progresiva y definitiva restableciendo su salud según su mecanismo de acción, pues no es una medicina coercitiva  como la química: antibiótico, antinflamatorio, anti… anti…

Los estados depresivos

Introducción

Según la OMS, 121 millones de personas sufren de presión en el planeta y la cifra va en aumento, es una cifra fría y su valoración está sujeta a múltiples variables difíciles de considerar por lo cual voy a intentar comenzar utilizando este dato como que les consta a las autoridades sanitarias y que es una alarma de la que se nos informa y advierte, en sí no habla del tipo, causa, posición geográfica más proclive, rango de población más expuesto por edad, sexo…tipos de cultura, religión, profesiones etc. ni tampoco de la duración, prevención, o tratamiento en cada fase. Si parece probado genéricamente que la felicidad combate los estados depresivos, pero también combate la enfermedad en general.

Para poder hacer una diferenciación clara del planteamiento de este artículo, que será relativo a “estados depresivos” y no a la  “depresión”, primeramente abordamos la definición.

Depresión

Proviene del latín significa abatido o derribado. Habla de una caída, un hundimiento o socavón. Lo asociamos a periodo donde en la persona predomina sentimientos de tristeza, melancolía, y dolor recurrentes en el tiempo que no permiten la función, expresión, relación, homeostasis de la persona, teniendo afectación por tanto en su vida cotidiana y funciones vitales, como sueño, alimentación, relación… y que normalmente de no remitir será tratado, si su entorno social lo permite, con medicina psiquiátrica, atención psicológica, y farmacología antidepresiva a fin de recuperarse  según nuestra medicina. En los tratados psiquiátricos son miles los procesos descritos, diferentes enfoques de la enfermedad mental depresiva y se cuentan por centenares los diferentes procesos y descripción de vías terapéuticas. Es por lo tanto una enfermedad de la mente que es considerada psiquiátrica en estado avanzado con afectación psíquica y somática donde el medio será determinante junto con otros muchos factores.

En fases iniciales se van a dar al menos 2 de los 3 factores más comunes:

-Desánimo, desesperanza, y bajo humor diario  mantenido en el tiempo.

-Desinterés por actividades y hobbies donde anteriormente se estaba a gusto por tanto abandono de vías de evasión, aficiones…

-Desvitalización, fatiga, falta de energía, cansancio psíquico y físico, rostro apesadumbrado, comunicación verbal dificultosa, pesimismo…

Estos tres valores van asociados a emociones encontradas como culpabilidad, arrepentimiento, odio, desesperanza, apatía… que frecuentemente desembocan en trastornos de la alimentación, abandono personal, adicciones, impasividad, insomnio, alteración de las relaciones humanas, delirio, y en cuadros extremos tendencia de autolesión o suicidio.

Existen procesos endógenos, exógenos y hay tablas de evaluación psiquiátrica que no vamos a exponer pues como ya mencionamos no es el objeto de este trabajo.

Estado depresivo 

A diferencia de la depresión el estado depresivo nos marca un estado que puede ir desde un instante a prolongarse algo más en el tiempo, podemos deducir de dichos estados que no se alargan demasiado en el tiempo y que generalmente tienen como huéspedes tanto a hombre como a mujeres , quizás tiene más incidencia sobre mujeres, (ampliaremos este dato más adelante), sobre todo en zonas más desarrolladas, ciudades más grandes, con más población y podría estar ligado a múltiples factores que muy probablemente tienen que ver con las relaciones personales, relaciones sociales, decepciones, desamor, exigencia, competitividad, problemas laborales, metas y objetivos.

 Su consecuencia general en el estado de animo de la persona que lo sufre se traduce en tristeza, inactividad, decaimiento, apatía, bajo animo… limitando el disfrute  que ofrece la vida, pero aún sin tratamiento la persona es capaz por si misma de regresar a la estabilidad por medios de homeostasis natural generalmente. Aún en estos estados no hay afectación patológica mental como tal.

“El DSM (Diagnostic and Statistical Manual of Mental Disorders) clasifica a los fenómenos y estados depresivos como Trastornos del Estado de Ánimo, ya que se caracterizan por marcadas desviaciones del estado de ánimo.

Los criterios del DSM-IV indican que se trata de un estado de ánimo deprimido, triste, desesperanzado en extremo la mayor parte del día y que dura al menos dos semanas, acompañado por una marcada perdida de interés y de la capacidad de disfrutar y experimentar placer en casi todas las actividades de la vida”.

Históricamente:

Los estados depresivos acompañan a la humanidad, y ya sea con  remedios herbales, astrología, chamanismo, rituales,… han sido tratados con mayor y menor éxito, pero lo importante es que viene de muy atrás en la historia que las personas atraviesen periodos más o menos agravados de cansancio, falta de energía, flojedad, a veces achacado a perfiles de gente sin sangre, vagos, o excéntricos, enfermedad humoral, asociales…siempre hubo un porcentaje de la humanidad padeciendo este tipo de estado depresivo rotativo, puede afectar a cualquiera y todos estamos predispuestos a estos estados las relaciones y el medio son atemporales.

“En el siglo IV a.C. Hipócrates comenzó a analizar este “estado de ánimo pasajero” y concluyó que era una enfermedad que provenía de uno de los cuatro humores corporales (bilis negra) y fue a partir de entonces que se le comenzó a dar más importancia a este trastorno.

Un siglo después Caelius Aurelianos (siglo V) apoya la descripción de Hipócrates afirmando que la bilis negra era la causa de la melancolía y que la depresión su efecto.

Otros pensadores como Galeno de Pérgamo (131-201) describen a la melancolía como una alteración crónica que no se acompaña de fiebre y que presenta síntomas como temerosidad, suspicacia, misantropía y cansancio de la vida entre otros.

Santo Tomas sostenía que la melancolía era producida por demonios e influencias astrales e incluso que era a causa del pecado de pereza.

Todas las descripciones que se hicieron fueron un gran principio para tomar a la depresión como una enfermedad que atacaba a cualquier persona, por lo cual debía de ser tratada.

En 1621 Robert Burton publica un tratado llamado “Anatomía de la melancolía” en el cual era fácil identificar los estados depresivos, y después Bonetus en 1679 escribe sobre la “Manía de la melancolía” y en otra publicación de 1686 habla acerca de la relación y significación etiopatogénica existente entre la melancolía y la manía.

A su vez y en relación con las causas de la depresión, Philippe Pinel a principios del siglo XIX, señaló como causas posibles de la melancolía en primer lugar las psicológicas y en segundo las físicas.

Conforme fue avanzando el tiempo los conceptos y términos utilizados para referirse a la melancolía o depresión eran más acertados y específicos. Así finalmente melancolía es aceptada como concepto de depresión que lleva a otros más que especifican las diferentes ramas o clasificaciones de ésta; como se demuestra en la primera cuarta parte del siglo XX en donde los conceptos se desglosaban en ansiedad, depresión, histeria, hipocondría, obsesión, fobia y trastorno psicosomático entre otros”.


Abundando en Hipócrates, en la Grecia antigua el paradigma médico, viene unido a la teoría hipocrática de los humores: Sangre, flema, bilis amarilla, bilis negra; y el temperamento de una persona era medido por el equilibrio que pudiera haber entre dichos humores, pero Hipócrates no solo vio estas variaciones constitucionales individuales humorales sino que arrojó teorías que todavía hoy, (aunque genéricamente) son válidas en lo relativo a la alimentación e higiene de vida por ejemplo.

Emilio Vega.